Boston sorprende, pero Lakers decidirá en su ciudad

No veo a Boston ganando tres partidos seguidos a LA, por mucho que se disputen en su casa. No creo que Ray Allen anote ocho triples cada uno de esos tres partidos en el Garden. Aunque sí veo saliéndose de nuevo a Rajon Rondo.¡¡Madre mía, qué bueno es este chico!!

Desde luego que ahora la ventaja anímica cae del lado del conjunto de Doc Rivers, pues tras caer fácilmente el primer partido, se rehicieron y sorprendieron a los Lakers de un mal Kobe en el segundo. El dominio de la pintura es claro que lo tendrá Lakers toda la serie, sobre todo, si a Bynum le aguanta la rodilla. Y sigo pensando que Lakers se llevarán el anillo en su cancha, pero el equipo angelino no puede tener un despite como el 11-0 de parcial recibido en los últimos instantes del segundo choque. 

Veremos qué nos depara la final en Boston. Me atrevo a apostar a que el primero lo ganará LA, el segundo Boston y el tercero de nuevo los de Phil Jackson. Y veo a Gasol con tintes de MVP, aunque el efecto Kobe es gigantesco…

La venganza se sirve en frío

Porque aunque Pau Gasol haya dicho que no hay que obsesionarse con la venganza, lo cierto es que todos los jugadores de los Lakers estarán a estas horas, 9 para el inicio de la final, recordando y motivándose con las finales de hace dos años, en las que perdieron por 4-2. Y mucho más Pau, que sabe que no estuvo a la altura frente a Kevin Garnett.

Por fin empieza uno de los mayores espectáculos deportivos que puede verse durante el año. Celtics y Lakers se enfrentan en una nueva final de la NBA. Y no es una final cualquiera. Es un Lakers-Celtics y eso siempre es especial. Como mi buen amigo Enrique nos ha dicho en su fantástico Byenrique’s Blog se trata de los dos equipos más grandes de la historia del baloncesto.

Celtics llega a esta final de manera sorpresiva, dejando en la cuneta a todo un líder de la liga regular, Cleveland Cavaliers, y al subcampeón del año pasado, Orlando Magic. Están ahí por méritos propios. Sus jugadores, muchos ya veteranos, han llegado en su mejor momento. Ray Allen está muy fino en el tiro, Garnet, a pesar de que ya no es el de antes, siempre es un jugador clave por su casta y Pierce, el auténtico líder de este grupo, mantiene un nivel altísimo desde hace años. Pero quien se sale del cuadro es un bajito llamado Rajon Rondo, que ha experimentado un crecimiento espectacular en los últimos dos años. Fisher va a sufrir muchísimo ante él y solo su experiencia podrá sacarle del apuro.

Yo apuesto por los Lakers. Entre otras cosas, porque tienen al mejor jugador del mundo: Kobe Bryant, que si gana este año el anillo, ya sonará de verdad a Jordan. Gasol tendrá un papel protagonista, máxime cuando su compañero de pintura, Andrew Bynum, no llegará a los 20 minutos por partido. El de Sant Boi se va a salir, de eso estoy seguro. Y también comprobaremos si el maestro zen acertó con el intercambio Trevor Ariza-Ron Artest a comienzo de temporada.

Hay varias claves que decidirán la batalla, pero a mí hay una que se me antoja vital: el banquillo. El angelino tendrá que subir sus prestaciones si quieren derrotar al equipo de Boston. En las eliminatorias de este playoff apenas han sumado y los titulares llegan muy cargados de minutos. Pero sobre todo se tienen que poner las pilas porque enfrente tienen un equipo en el que ocurre lo contrario: Rasheeed Wallace, Nate Robinson, Tony Allen, etc. han sido jugadores clave en la postemporada.

El factor cancha es algo también diferente en esta ocasión. Y es algo importante. Lakers no ha perdido ni un solo partido en el Staples en estos playoffs. Cuando  la serie llegue a Boston, haremos un balance de lo ocurrido. De momento, ¡¡¡que ustedes los disfruten!!

Semifinales ACB: ¿La historia se repite?

Finalmente no hubo sorpresas, los cuatro grandes del baloncesto español volverán a disputarse el título de liga. Tal y como ya ocurrió  el año pasado. Y al igual que entonces, los cruces volverá a enfrentar al Unicaja y al Regal Barça por un lado y al Madrid y al Caja Laboral por otro.

Unicaja – Regal Barça

Considero un acierto que Televisión Española se haya decantado por retransmitir esta semifinal. Porque yo creo que todos los aficionados al baloncesto esperamos algo de Aíto. Algún conejo sacado de su particular chistera que puedan desactivar el juego casi perfecto del equipo de Xavi Pascual. El Maestro Aíto es un estratega y no me cabe la menor duda de que nos sorprenderá a todos con defensas alternativas que pueda poner en mayores dificultades el equilibrado juego del Barcelona. Presión en toda la cancha después de canasta, amago de zona para luego pasar a individual después del primer pase. No lo sé, pero seguro que nos enseñará alguna variante que no hemos visto en la temporada.

Su equipo llega a la semifinal en el mejor momento del año. Después de un flojo inicio (0-5 de balance), de sonidos de destitución para el entrenador madrileño, de idas y venidas de muchos jugadores, Aíto ha dado con la tecla y su equipo ha llegado hasta aquí con una solvencia impensable hace cuatro meses. Sorprendió a un dignísimo Power Electronics Valencia en su casa y no perdonó en el Martín Carpena. Gary Neal se ha adaptado a las mil maravillas y sus hombres interiores están respondiendo. Hasta Berni se ha puesto las pilas en este final de temporada.

El Barça, por su parte, viene de hacer trizas al Gran Canaria, que bastante ha tenido con meterse una vez más en los playoff. 32 de diferencia en el Palau durante el primer partido olían a claro y fácil 2-0. No descubro nada cuando afirmo que tiene un 75% de llevarse no solo esta serie, sino también la liga.

Pronóstico: 3-1 para el Barça.

Caja Laboral – Real Madrid

Otra semifinal calcada a la del año pasado, pero con equipos radicalmente distintos de los de entonces. Ni siquiera el patrocinador histórico de uno de ellos se ha mantenido. El Madrid llega después de haber estado al filo de la navaja durante muchos minutos de su serie contra el Cajasol. Joan Plaza decidió amargarle el debut en playoffs españoles a Messina y ha estado a punto de conseguirlo. A mi juicio, le ha dado un auténtico clinic táctico al laureado entrenador italiano. Solo la enorme calidad de Llull, la veteranía en la dirección de Prigioni y momentos demasiado asilados de sus hombres interiores le han dado el pase a las semis. Pero creo que es un equipo sin rumbo. Kaukenas que vino como estrella ha sido cortado, Almond que vino para dar mayor calidad al juego exterior no cuenta ya para Messina. Felipe infravalorado…Aún así y a pesar de tener el factor cancha en contra tendrá sus opciones.

El Caja ha tenido que sudar muy mucho su pase a la semifinal. Sobre todo en el Telefónica Madrid Arena, donde Estudiantes dominó gran parte del partido, merced a una salida muy fuerte empujado por su fiel afición. El acierto en los triples han salvado al equipo vitoriano en el que el MVP Splitter se salió en el primer partido, pero pareció descansar después. Un 10 para los jugadores colegiales que a punto estuvieron de forzar el tercer encuentro. Le doy un 60% de opciones al Caja Laboral, por la mayor calidad de su bloque.

Pronóstico 3-1 para los de Ivanovic

París devuelve al Barcelona la gloria 14 años después

Esta semana se ha hablado mucho de aquello. Corría el año 1996 y se disputaba la Final Four de la Euroliga en la Ciudad de la Luz. El rival en la final era el Panathinaikos, después de vencer al Real Madrid por diez puntos en la semifinal. Pero a escasos segundos del final del partido, Montero recibió un tapón ilegal del jugador balcánico Vrankovic y el Barcelona acabó perdiendo 67-66. Desde entonces, esta maravillosa ciudad le debía una al conjunto blaugrana. Y ayer ajustaron cuentas. ¡Y de qué manera!

Si público y periodistas se deshacen en elogios dedicados a la sección de fútbol del Barcelona, el equipo de baloncesto se merece si cabe aún más. Porque la unión de talento, con los valores de solidaridad, de trabajo en equipo y de ambición han dado lugar a este maravilloso bloque dirigido magistralmente por Xavi Pascual. Son los mejores de Europa y lo han demostrado en el lugar idóneo y ante los rivales más duros. Porque, aunque haya parecido fácil, el Barça ha tenido que sufrir y pelear mucho para llevarse este trofeo (mucho más bonito, por cierto, que su homólogo de fútbol que tiene las orejas enormes…).

Los primeros minutos del partido de ayer ya desmotraron que el Barcelona no estaba dispuesto a dejar escapar esta oportunidad. Basados en una defensa muy fuerte, con mucha intensidad y con un ritmo de juego muy rápido, el muchísimo talento de sus jugadores hizo lo demás. Porque cuando no es Navarro, es Pete Mickeal y cuando no, es Lorbek o Morris (o Ricky, o Basile…) el que se saca de la chistera una jugada impresionante. Y eso que otro jugador estratosférico, Milos Teodosic, iniciaba el encuentro enchufadísimo.

Pero lo que más me gusta de este equipo es precisamente eso, que es un equipo, que juega con una solidaridad defensiva inigualable. Y si no, que se lo pregunten a Baby Shaq, que una vez que parecía que superaba a su defensor, siempre llegaba una ayuda defensiva en forma de gorrazo impresionante (4 de Fran y 2 de Morris espectaculares).

En definitiva, que el juego del Barcelona ha sido casi perfecto y, o mucho me equivoco, o no será el último que ganen esta temporada.

JUAN CARLOS NAVARRO

Aunque en este equipo todos saben perfectamente cuál es su rol y todos ellos han estado a un nivel muy alto, la historia pone a Juan Carlos Navarro en su sitio: en el de mejor jugador de Europa (de los que juegan en Europa, se entiende). Su liderazgo ha quedado demostrado y se ha sacado esa espina de otras ediciones de la Final Four en las que no ha estado a la altura de las circunstancias. Su MVP (primera vez en la historia de la Euroliga que lo consigue un jugador español) es merecidísimo, por todo lo que aporta al equipo, que es mucho más que sus triples.

Mención negativa quiero hacer de Theodoros Papaloukas. Todo lo que tiene de bueno (de genial en realidad) lo tiene de malperdedor. Ya estuvo feísimo su bye-bye a los seguidores madridistas en Vistalegre el año pasado y vuelve a repetir comportamiento en París, encarándose y provocando a los seguidores barcelonistas. No es manera de aceptar una derrota y no debe ser propio de un jugador como él.

Ahora los 13 de Xavi Pascual (recordemos que también está Lubos Barton, aunque fue el descartado en ambos partidos) tienen unos días para disfrutar de este título, porque el próximo jueves 20 se da el pistoletazo de salida a los playoffs ACB.

¡FELICIDADES CAMPEÓN!

42 segundos para un final de carrera

Hoy no traigo aquí uno de mis momentos favoritos. Es el momento favorito de mi amigo José Luis, un vikingo confeso, pero también socio del Estu. Raro, ¿verdad? Así era él, capaz de hacerse socio del equipo rival solo por venir al baloncesto con sus amigos. Y digo era porque se nos fue hace casi 11 meses, con tan solo 36 primaveras.

José Luis, estoy seguro que desde ahí arriba seguirás machacándonos en el Supermanager ACB y te habrás suscrito a mi blog. Así que esto va por ti.

Domingo, 26 de junio de 2005. TAU-Real Madrid. 5º partido de la final de liga ACB. 2-2 en la eliminatoria. TAU gana de 8 puntos al Madrid y quedan solo 42 segundos. La gente en el Buesa Arena canta “Campeones, Campeones”.

Pero si algo se ha demostrado en este deporte es que hasta el último segundo cualquier cosa es posible. Y si no, que se lo digan a Alberto Herreros, mejor triplista de la historia de la liga, que aquí anotó su último triple, pues unos días después anunció su retirada. Fueron sus momentos más gloriosos, justo cuando la bocina despedía una larga carrera en las canchas.

Playoffs NBA, ¿segundo anillo para Gasol?

Esta tarde, a las 21:00 horas española, Cleveland y Chicago darán el pistoletazo de salida a los playoffs de la NBA. Se acabó la temporada regular y comienza la lucha por el anillo. Ahora sí, los dioses del olimpo del baloncesto se retan a una guerra sin cuartel. Ya no habrá defensas flojas, ni partidos en los que sólo se da una parte de uno mismo. Ha llegado el momento de darlo todo en la pista y también de que Pick and Blog haga un repaso por las eliminatorias.

Si empezamos por el Este, parece que todo el mundo espera que Cleveland se plante en la final sin demasiados problemas. El primer envite lo tiene frente a unos Chicago Bulls que han hecho los deberes al final de la liga regular y han logrado obtener una plaza que hace dos semanas parecía destinada a Toronto. No obstante, el regreso de Luol Deng y Joachim Noah y la brillantez de Derrick Rose no serán suficientes para frenar a los de Lebron James. 4-1 es mi pronóstico.

Boston se mide a Miami en, quizá, la eliminatoria más igualada de esta Conferencia. En mi opinión, Boston se meterá en las semis con un 4-2, pero ojo que Dwayne Wade y Jermaine O’Neal vienen descansados a esta serie. En cualquier caso, el que pase será muy probablemente eliminado en la siguiente ronda.

La guerra entre Orlando Magic y Charlotte Bobcats parece más definida. Bastante han hecho los de Larry Brown con conseguir su primera participación en postemporada en la historia de la franquicia. Orlando, que sólo ha perdido 5 partidos desde el All Star de febrero,  no tendrá problemas y se la llevará con un 4-1 como mínimo.

Finalmente Atlanta es claro favorito ante unos Bucks que se presentan sin el australiano Andrea Bogut, lesionado. Veremos a ver cómo se comporta el nº1 del pasado draft, Brandon Jennings, en sus primeros playoffs. Los Al Hortford, Joe Johnson y Jamal Crawford no les darán demasiadas opciones. 4-2 para los Hawks.

Los siguientes cruces darán, salvo sorpresa mayúscula, con una nueva edición de la final de conferencia del año pasado: Orlando-Cleveland, con ventaja de campo para los de Mike Brown. Veremos si han aprendido de la experiencia del año pasado y son capaces de superar a unos solidísimos Magic. Apuesto a que lo harán.

Por lo que se refiere a la Conferencia Oeste, Lakers empieza su participación ante unos Thunder que van camino de ser un equipo de primera línea durante los próximos 5-7 años. Kevin Durant, para mí, MVP de la temporada, tirará del carro para frenar a unos Lakers que llegan algo mermados a los playoffs. A las lesiones, casi crónicas, de Kobe (dedo roto, tobillo maltrecho, rodillas inflamadas y espalda dolorida), que no le impedirán rendir a tope, se unen las bajas de última hora de Sasha Vujacic y Jordan Farmar. Derek Fischer se las tendrá que ver él solo frente a un habilidísimo Russell Westbrook. La pintura, con el regreso de Andrew Bynum (veremos en qué condiciones) y con un espectacular Gasol (24 puntos, 12 rebotes en los últimos 10 partidos), parece que será de color angelino. (4-1 para los de Phil).

Denver y Utah disputarán una interesantísima eliminatoria que puede estar marcada por la baja de Carlos Boozer, jugador clave de este equipo. Con Boozer no tendría dudas, pero sin él la cosa se iguala. Atentos al duelo entre Chauncy Billups y Deron Williams. 4-3 para los mormones es mi apuesta.

San Antonio siempre llega en óptimas condiciones a la postemporada. Con Parker recuperado, Ginobilli siendo Ginobilli de nuevo, un descansado Duncan (solo 31 minutos por partido este año) y con la ayuda de Bonner, Hill y Jefferson podrán tener sus opciones ante los cowboys de Dallas. Sin embargo, el alemán está en un estado de forma espectacular y creo que se impondrán en la eliminatoria. 4-2 para Dallas.

Phoenix creo que no tendrá piedad ante un Portland que se presenta sin su estrella Brandon Roy, operado ayer de su rodilla. Nadie contaba con ellos , pero han hecho una magnífica temporada, gracias a un Nash que parece no envejecer nunca y a un impresionante Amare Stoudamire, alejado por fin de las lesiones del pasado. Nuestro Rudy debe aprovechar los muchos minutos en pista de que va a disponer. Tiene opciones de ser titular y desde luego, se irá por encima de los 30 minutos. ¿Responderá el español? Estoy seguro…4-2 para Phoenix es mi pronóstico.

Las siguientes eliminatorias darán, a mi juicio, con una final de conferencia entre Lakers y Dallas, que espero que los californianos resuelvan, aunque no lo tendrán fácil.

De la hipotética final entre Lakers y Cleveland, con ventaja de campo para este último… hablaremos en su momento.

Hemos esperado 5 meses para iniciar este fantástico viaje por el mejor baloncesto del mundo. A disfrutar!!!

Carlos Suárez aporrea la puerta de la selección

Carlos Suárez

No me cabe la menor duda de que Sergio Scariolo, desde su banquillo en Moscú, tendrá los ojos puestos en lo que está haciendo este pedazo de jugador nacido en Aranjuez hace casi 24 años. Y además estará escuchando cómo “Chimpa” (apodado así por sus largos brazos) aporrea la puerta de la selección española que este verano disputa el mundial en Turquía. Porque Carlos Suárez, alero del Estudiantes de 2,02, no está llamando a la puerta de la selección. La está aporreando. Tan fuerte, que la va a echar abajo.

Este ha sido el año de la eclosión de Carlos Suárez. Sus números lo dicen todo. Es el tercer jugador mejor valorado de la ACB (18), sólo superado por el pivot brasileño del Caja Laboral, Tiago Splitter, y por el alero norteamericano del Ayuda en Acción Fuenlabrada, Gerald Fitch. Es, por tanto, el jugador español más valorado de la presente liga. O lo que es lo mismo: el mejor jugador nacional de la presente temporada, lo que son ya palabras mayores.

Fue designado MVP del mes de marzo gracias a unos promedios de escándalo: 14 puntos por partido, 6,75 rebotes, 2,25 robos, 6,5 faltas recibidas, para un total de 23,7 de valoración media. Números sólo al alcance de los mejores.

"Chimpa" se ha convertido en el jugador más importante del Estu

Pero no son sólo los números, siempre algo gélidos, los que hablan de la calidad de este jugador y de la importancia que podría tener si Scariolo le da confianza este verano. Se trata de un “rara avis”, de uno de esos jugadores que empiezan a escasear en el baloncesto moderno: un tres alto, capaz de anotar de fuera, de penetrar, que domina el juego de espaldas al aro, que rebotea y que sabe pasar. Muy difícil de defender para los rivales, que normalmente suelen ser aleros más bajos a los que mete al poste para castigarles.

No hay muchos aleros así en nuestra liga. El más destacado es, probablemente, el norteamericano del Barcelona Pete Mickeal. Hay otros nombres, como Andy Panko, del Lagun Aro GBC, y los españoles Alex Mumbrú, Víctor Claver y Carlos Jiménez. Este último se retiró del combinado nacional hace dos años, siendo el jugador más laureado de nuestra selección. Entre Mumbrú y Claver se disputarán una plaza. Ninguno de ellos está cuajando una buena temporada y su juego está siendo, sobre todo, muy irregular e inconstante. Pero la otra plaza tiene que ser sin duda para el joven de la cantera estudiantil. Se la ha ganado a pulso. Su espectacular temporada es digna de los mejores treses de Europa.

Los equipos europeos más punteros querrán llevárselo la próxima temporada, aunque tiene contrato en vigor con mi Estudiantes del alma (que no nos lo quiten, por Dios!!), pero mientras tanto, espero que podamos difrutar de su juego con la roja.